Arrancan hoy las reuniones en el Ministerio de Trabajo por el cierre del Ingenio San Isidro

El organismo nacional convocó a representantes de la empresa y del Sindicato del Azúcar para analizar el pedido de poner en marcha el Procedimiento Preventivo de Crisis.

Image description
Image description

En la sede del Ministerio de Trabajo de la Nación, en la avenida Colón de la ciudad de Buenos Aires, se verán hoy las caras los representantes de la empresa propietaria del ingenio San Isidro –el grupo Gloria, de capitales peruanos- y del Sindicato del Azúcar. Será el primer encuentro de ambas partes desde que hace una semana y media la compañía anunciara a su personal el cierre de la planta instalada en la localidad de Campo Santo y el consecuente despido de sus 730 trabajadores.

La reunión fue convocada por el Ministerio como parte de las audiencias formales para poner en marcha el Procedimiento Preventivo de Crisis solicitado por la empresa; que establece una serie de pasos previos para avalar la desvinculación de esa enorme cantidad de trabajadores. Pero más allá de lo formal, será también una oportunidad para comenzar a analizar los fundamentos de la compañía para tomar esa decisión, y para que los representantes de ambas partes busquen acercar posibles soluciones que permitan evitar los despidos.

En la mesa estará sentado también un representante del Gobierno de la Provincia, que viene realizando intensas negociaciones para intentar revertir la decisión empresaria. El gobernador Juan Manuel Urtubey y el jefe de Gabinete Fernando Yarade incluso viajaron a Perú, donde funciona la casa matriz del grupo empresario propietario del ingenio. Allí expusieron ante el directorio de la empresa su inquietud por el impacto negativo a nivel social y laboral que el cierre provocaría no sólo en Campo Santo, sino en todo el departamento General Güemes; y pidieron que si la decisión de cerrar era irrevocable, por lo menos dejaran abierta la puerta para el ingreso de otro inversor dispuesto a correr los riesgos empresarios que el grupo peruano ya no está dispuesto a tolerar.

Según trascendió, la respuesta se redujo a números: los ejecutivos de Gloria repasaron las pérdidas que el ingenio San Isidro viene registrando durante los últimos años. Le  mostraron la evolución del mercado internacional tanto del azúcar como de los biocombustibles –los productos que elabora el ingenio-, el avance de la carga tributaria sobre el negocio y -como era previsible-, se quejaron de la fuerza del sindicato local, que logró paritarias muy buenas en los últimos años.

Pese a lo negativo del escenario, los trabajadores y la dirigencia política tiene la expectativa de que se pueda avanzar en la búsqueda de un acuerdo que destrabe el conflicto sin tener que pagar el altísimo impacto social y económico que representa la pérdida de tantas fuentes de trabajo.

Mientras el debate por el San Isidro se traslada a la Capital Federal, ayer en Salta hubo numerosas reuniones buscando destrabar el otro conflicto vinculado a la actividad azucarera que afecta a Salta, el de Tabacal. El intendente y los concejales de la localidad de Hipólito Yrigoyen, la más próxima a las instalaciones de ese ingenio, estuvieron ayer en Salta reunidos con funcionarios y con diputados provinciales. Allí expresaron su preocupación tanto por los 180 despidos dispuestos por la empresa como por el paro total de actividades que dispuso el Sindicato del Azúcar para esa planta.

Por otra parte, hoy se concretarían algunas reuniones de funcionarios de Trabajo de la provincia con las partes en conflicto, para buscar encaminar la disputa hacia una solución. Pero ese diálogo arrancará cargado de tensión, luego que la empresa prohibiera ayer el ingreso a sus instalaciones de algunos de los trabajadores despedidos, medida que fue denunciada ayer por el gremio.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: