Para Dante Sica, en la economía de Macri “hubo avances”, pero también “muchos pendientes”

El consultor estuvo en Salta y brindó su mirada sobre la política económica oficial. En su opinión, actualmente “hay desbalances que generan tensiones en el corto plazo”.

Image description
Image description

En el marco de la exposición “Norte Productivo. Industria Federal“ que organizó la Unión Industrial de Salta para cerrar las celebraciones por el 35 aniversario de su creación, disertó Dante Sica, director y socio fundador de la consultora Abeceb, una empresa que estudia el comportamiento de las variables económicas, regulatorias e institucionales para entender la dinámica con que se mueven las economías sectoriales en América Latina.

Sica, que es Licenciado en Economía y experto en desarrollo, política industrial y negociaciones internacionales, inició su charla haciendo hincapié en la necesaria gestión de las tensiones que deberá hacer el país entre la micro y la macro economías derivadas del cambio estructural.

En este sentido, destacó el programa económico del presidente Mauricio Macri, que busca estabilizar la macro, habilitando reformas económicas estructurales, para lo que deberá centrase en la capacidad de gobernabilidad que tenga el presidente y su posibilidad de lograr los acuerdos políticos necesarios para gerenciar las tensiones.

Sica habló de los problemas del mundo que hoy atraviesa un ciclo de recuperación, con desafíos similares a los de Argentina en productividad e inversión. Hoy, la preocupación de todos es la generación del empleo. En este sentido, para el consultor la mejor noticia de recuperación es Brasil, que finalmente dejó de caer y se estima que el año que viene pueda crecer un 2.5%.

El mundo enfrenta obstáculos estructurales que limitan el crecimiento a largo plazo: el crecimiento potencial sigue limitado, las economías emergentes no están convergiendo, y hay crecientes problemas en el mercado laboral. Por eso, Sica considera que “crecer no nos va a alcanzar porque el mundo tiene los mismos problemas que nosotros“.

Otro de los puntos interesantes de la exposición fue la referencia a los diferentes países que enfrentan reformas estructurales en el mundo vinculadas al trabajo, los impuestos y los sistemas previsionales. “El mundo no se queda quieto“, dijo.

Analizando los dos años de gestión de Macri, Sica destacó que en lo que respecta a la macroeconomía, “nos dejó actividad en recuperación, tarifas en proceso de normalización, menor inflación, aunque demorada hay una reducción del déficit fiscal y hay un empeoramiento de la brecha externa“.

En lo referido a la micro, “hubo avances en muchos sectores como el comercio exterior o el sector agropecuario, cambios en marcos regulatorios, pero con mucho por hacer para mejorar la productividad“.

Sica adelantó que estas reformas que están en el Congreso Nacional, no van a ser definitivas. A su criterio, con esta batería de reformas se inició un proceso y se harán muchas otras más profundas para achicar el costo argentino, con reformas tributarias, fiscales o laborales, que estaremos visualizando hacia 2020.

El consultor mostró datos que avalan que sectores como el del agro, la construcción o la energía muestran recuperación en inversiones. “Hay allí una movilidad más fuerte“, señaló.

Con respecto al empleo, muestra una recuperación en la construcción pero cae en el sector industrial. Hay una expectativa inflacionaria  que no logra ponerse a la baja. Ese es el gran desafío del gobierno cuando se esperan aumentos en las tarifas de los servicios (luz, gas, transporte).

En otro punto de su explicación, el consultor Dante Sica señaló que se perciben “desbalances que generan tensiones en el corto plazo: por un lado, la inercia inflacionaria y por otro, las presiones a la apreciación cambiaria. En el mediano plazo, lo son el desequilibrio externo y el incremento de la deuda pública“.

A criterio de Sica, para gestionar mejor, “hay que discutir la velocidad. ¿Hay que ir más rápido en lo fiscal?, ¿y más lento en lo monetario? ¿Un poco de ambas? Habría que hacer un poco más de esfuerzo fiscal combinado con no obsesionarse demasiado con la desinflación“, opinó. Sobre esto último, Sica señaló que “se espera que las tasas se mantengan altas hasta junio o julio de 2018; mientras que el tipo de cambio real no veo que mejore a futuro“.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: