Un proyecto salteño fue uno de los grandes ganadores de la Competencia Naves en la instancia nacional

Se trata de Hongos del Valle, de Ayelén Malgraf, que propuso usar residuos agrícolas para incubar hongos en moldes, que podrían usarse en para reemplazar plásticos en forma natural.

Image description

La competencia Naves, organizada por el Banco Macro junto al IAE Business School, la escuela de negocios de la Universidad Austral, llegó a su final y entre los grandes ganadores se encuentra un proyecto Salteño. Se trata de Hongos del Valle, de Ayelén Malgraf; una joven que propuso la utilización de residuos agrícolas incubados con diversas cepas de hongos para producir un material 100 % biodegradable con propiedades similares al plástico.

Por haberse impuesto en la categoría “Nuevo proyecto”, Banco Macro le financiará a Ayelén el viaje y los ganadores de las otras dos categorías un Viaje de Formación Internacional a Israel, el mayor polo de emprendedurismo innovador, que les permitirá aprender cómo construir un emprendimiento potente, con proyección global, orientación al futuro y conexión con el poder de la innovación.

En la entrevista que brindó a IN Salta luego de ganar la instancia local de Naves, Ayelén contó que es bióloga contó que su propuesta apunta a reemplazar el polietileno expandido (telgopor) por el micelio del hongo, que forma una estructura rígida, es ignífugo y además muy ecológico, pues al estar realizado de productos naturales, se reabsorbe (biodegrada) en uno o dos meses.

“Esta tecnología ya se aplica en grandes centros industriales de Estados Unidos y de Holanda para reducir el impacto ambiental de los envoltorios protectores de computadoras y televisores”, explicó; y detalló que el INTI evalúa la posibilidad de su aplicación en Argentina.

Otros usos para su producto son la construcción de paneles para estructuras provisorias y macetas, ya que las partículas forman una estructura que no deja penetrar el agua, lo que permite hacer crecer las plantas con total seguridad y una, vez listas, colocar la maceta directamente en la tierra, que la absorberá.  

Antes de ganar Naves, su vida transcurría entre sus plantaciones de gírgolas y hongos shitake, y brindando talleres para emprendedores (ya capacitó a más de 80). Pero sus sueños no tienen techo; y su propuesta puede rápidamente convertirse en una empresa de la mano de Banco Macro.

Cabe señalar que por cuarto año consecutivo, Banco Macro financió el 100% de la competencia en cada una de sus etapas, para lo que destinó más de 38 millones de pesos. Posibilitó así que 3.000 emprendedores de Argentina puedan acceder a NAVES de forma totalmente gratuita. La experiencia incluyó formación académica en temas de entrepreneurship, el acceso a tutorías, mentorías y consultorías para la resolución de temas prácticos, además de trabajar con los participantes para sembrar relaciones con inversores y otros emprendedores exitosos.

“Con NAVES este año hemos llegado a 11 provincias llevando la mejor capacitación que existe hoy en Argentina. Así mucha gente que no puede acercarse a Buenos Aires pudo recibir esta formación gracias a entidades como las nuestras que están buscando la excelencia para la comunidad. Toda la red de contención que se genera, todas las habilidades que el entrepreneurship aprende, sumado a los grupos de contactos que se logran formar, son en definitiva el gran éxito de este programa”, afirmó Milagro Medrano, Gerente de Relaciones Institucionales y Atención al Cliente de Banco Macro.

Los otros ganadores fueron SAUN, de Buenos Aires, que es una organización que brinda las herramientas, contactos y soporte para las personas que quieren pasar de la intención a la acción; que se impuso en la categoría Ideas de Negocios. Y en la categoría Empresa Naciente se impuso EcoManos, de Rosario; que propuso la ecoEstufa surge como una solución de triple impacto que le acerca a las familias vulnerables una fuente de calor segura, eficiente, autoconstruible y muy económica.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: