La prensa nacional reflejó la situación de los productores del Norte

En la web “Bichos de Campo”, del periodista Matías Longoni, entrevistaron al productor y dirigente Lucas Elizalde, quien aseguró que hoy trabajan a quebranto.

Image description

Desde Salta, Lucas Elizalde avisa: “La soja se produce en quebranto, porque no se cubren los costos indirectos”. Ese es el título de la nota publicada esta semana por la página web “Bichos de Campo”, una de las más reconocidas por el sector agroganadero, por ser un fiel reflejo de la mirada y el pensamiento de la actividad.


En el artículo se presenta al productor salteño Lucas Elizalde como dirigente de CRA (Confederaciones Rurales Argentinas) en la provincia, y una voz autorizada para reflejar lo que pasa con la agricultura en la región: “El problema que tenemos en el norte es que el rinde promedio histórico de soja son 2.400 kilos (por hectárea) y para cubrir costos directos necesitamos esa cantidad”, apuntó.

Según Elizalde, en este escenario “entonces se produce en quebranto, porque no se cubren los costos indirectos como impuestos y gastos de estructura. Lo que termina pasando es que el productor vende activos o se endeuda para pagar y cumplir con sus obligaciones. Es la realidad promedio de la agricultura de soja”, enfatizó.

Según los cálculos del ruralista, para el productor las pérdidas por hectárea van de los 44 a los 84 dólares por hectárea. Mientras tanto, el Estado con esos mismos rindes se lleva cerca de 300 dólares, sumando la carga fiscal que implican las retenciones y el pago de los demás impuestos nacionales, provinciales y municipales.

Siguiendo con esa lógica, Elizalde remarcó que de cada 100 dólares que aporta la producción, 66 dólares son para el pago de costos directos y de comercialización y otros 43 dólares van al Estado. Cómo se ve, la suma no cierra y por eso el productor o vende activos o se endeuda, explicó.

“El problema en Salta no es el flete sino la carga fiscal”, sostiene este productor, que como otros en la provincia -para escapar a este cepo que generan costos e impuestos- decidió hacer cultivos especiales como el poroto alubia, de gran difusión en esa provincia.

Pero también esa alternativa puede transformarse en una trampa: “El riesgo es que al no haber rentabilidad en los committies (como soja y maíz) se pueden sobreofertar las especialidades y eso destruye al mercado”, dijo Elizalde.


También opinó sobre la reciente rebaja de retenciones a las legumbres, de 9 a 5%: “A pesar de que (en el gobierno) se jactan de haber ayudado a las economías regionales, al final esos cuatro puntos que nos sacaron en legumbres nos juegan en contra porque vamos a tener sobreoferta de porotos, que nos va a matar a todos”.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: