?

El empresario Daniel Barzola destacó la tarea de quienes se suman al desarrollo de Salta: “Ser desarrollador inmobiliario es una manera de vivir. No se puede parar”

Daniel Barzola, miembro fundador de la Cámara de Desarrolladores Inmobiliarios de Salta, reconoce que emprender de este rubro es para una ‘raza especial’. Contra viento y marea, con su empresa Ñann se dedica hoy al desarrollo de loteos sociales.

Image description

Tras elegir nuestra provincia para instalarse y crecer junto a su familia, Daniel Barzola llevó adelante diferentes emprendimientos. Hoy con su empresa Ñann apunta al desarrollo de loteos sociales con el objetivo de devolver a la comunidad lo mucho que recibió.


“Somos desarrolladores inmobiliarios con Ñann y comercializamos todo a través de Baba Urbanizaciones, somos una empresa familiar. Nos dedicamos básicamente a lo que son loteos sociales, los llamamos así porque son los que pueden estar al alcance de la clase media baja. Financiamos y desarrollamos íntegramente”, indicó Daniel Barzola, titular de la empresa.

Como ocurre en distintos sectores, la realidad del país en términos económicos, la burocracia y el cambio de reglas del juego de los organismos públicos, los pedidos de los funcionarios de turno, representan atentados diarios a la tarea que realizan. Pero con una seguridad visible y con la experiencia que le dan los años, Daniel sostiene que ser desarrollador es una manera de vivir. No se puede parar.

“No concebís levantarte a la mañana y no hacer nada, es imposible parar, hay muchos compromisos, nos rodea mucha gente. Somos una raza aparte, esa es la realidad. Cuando nos juntamos en una reunión me doy cuenta de esto. Renegamos, nos quejamos y al otro día nos levantamos y seguimos trabajando”.

¿En qué tipo de proyectos están trabajando actualmente?

Apuntamos de forma mayoritaria al segmento de clase media baja con nuestros loteos sociales. Con una entrega de un 20/30 por ciento y el resto financiando la gente puede acceder a su terreno. Tenemos diferentes propuestas como Palo Marcado en Cerrillos (estamos en la segunda etapa), Libertad camino a la Isla. Además de Terranova en el acceso sudeste donde también comenzamos la segunda etapa, también iniciamos un desarrollo en Guachipas, entre otras propuestas.

También tenemos otro tipo de propuestas para un público que busca su casa de fin de semana en la zona del Dique Cabra Corral, se trata de Airampo. Tiene por supuesto otros servicios como un puerto, cancha de polo, entre otros.


¿Cómo surge la propuesta de loteos sociales?

Cuando lo pensamos fue una manera de devolver lo que Salta nos ha dado. Nosotros somos de Tandil, nos instalamos en la provincia en el ’81 y formamos nuestra familia, es nuestra tierra. Arrancamos bien desde abajo, entonces sabemos lo que cuesta tener la casa propia y acceder a un terreno. La única manera es a través del IPV y bueno comenzamos con esta idea, ya entregamos loteos como Junín y San Carlos. Por supuesto es un negocio, debe ser rentable, pero también es una forma de devolver algo a la comunidad. Entregamos ya 6 loteos de una 11 en desarrollo.

¿Cuál es la recepción que tuvieron de este producto?

Si bien ahora todo está muy parado, tenemos muy buenos resultados. Cuando vos le das la posibilidad a la gente de financiar o pagar en cuotas es una gran cosa. Realizamos también planes para sindicatos, empresas grandes con muchos empleados, grupos de personas. También con Procrear.

En su camino emprendiendo en Salta, se sumaron muchos proyectos…

También estamos trabajando con nuestra constructora, estamos con una obra de un edificio de casi 4 mil metros. Y este año estamos por entregar 2 mil metros en viviendas. Muchas acciones las desarrollamos con equipos de trabajo que teníamos de otros proyectos. Llevo 40 años en la provincia y se hicieron muchas cosas, fábricas, empresas. Trabajamos en equipo con gente leal y existen compromisos. Vivimos distintos momentos, algunos difíciles y duros y es bueno retribuir a quienes nos acompañaron tantos años.

¿Cómo se comercializan sus loteos?

Hay distintos métodos de financiación, pero básicamente financiamos todo nosotros. Empezamos a vender cuando ya tenemos los servicios básicos. Calles, agua, electricidad, recién con esas obras realizadas ofrecemos los lotes. No vendemos una promesa sino que es una realidad. Nos pueden faltar etapas de obras de mejoras que ya están estipuladas o la escrituración, que depende de otros factores.  Cuando vendemos un terreno el propietario puede comenzar a construir porque los servicios ya están. Entregamos y luego pagan las cuotas, es un sistema de confianza mutua.

¿Cómo evalúan el avance de los loteos en Capital y zonas aledañas?

Lo veo con preocupación porque hay una gran informalidad en el tema loteos. Hay mucha gente que lo hace informalmente, que comenzó sin experiencia, solo porque era el dueño de la tierra. Entonces se habla sin saber y subestiman el negocio. Incluso, cuando hacen la preventa, reúnen dinero, solucionan su problema particular, se gastan esa plata y cuándo deben empezar las obras están en un desfasaje. Dejan todo inconcluso, abandonan y la provincia se tiene que hacer cargo. Es un gran problema para quienes queremos hacer las cosas bien. Con CADISAL logramos medidas para que se controle y penalice a quien no cumpla, para que ya no pueda estafar a la gente.

¿Qué se logró con CADISAL?

Se ha logrado primero que se mire a los desarrolladores, que no somos los multimillonarios que hacen un loteo para perjudicar a la gente. Invertimos mucho y creemos en este país, queremos dejar un lugar mejor a nuestros hijos. Aportamos al desarrollo de Salta y muchas veces nos exigen cosas que son inversiones extras por obras que no pueden hacer los organismos a los que les corresponde.

¿Cómo se avanza para lograr las autorizaciones en los loteos?

Desde la Cámara tratamos de que al desarrollador se lo ayude, pero no económicamente, lo único que pretendemos es claridad. Que se respete lo que solicitan de principio a fin. Muchas veces pasa que te dicen algo al iniciar un proyecto pero luego hay contradicciones en el medio y es ilógico. Estamos obteniendo buenos resultados, que nos escuchen y que nos tengan en cuenta es importante.


¿Cuál es el mensaje para el sector de personas de ‘una raza especial’?

No bajar los brazos y pelear todos los días. Dentro de nuestro grupo quienes hacen edificios también están en la misma. Hay situaciones que enfrentar con la Municipalidad, con Aguas del Norte, con Edesa, estamos buscando soluciones. Realmente somos muy locos pero hay que seguir. La tarea tiene cosas muy gratificantes por otro lado, cuando empezamos a recorrer los barrios que hicimos la gente sale de la casa y te muestra sus avances. O bien vienen ahora los hijos de quienes fueron nuestros clientes a comprar un lote porque confían en nosotros.

Con mis 63 años y trabajando desde los 12, no puedo quedarme sentado. Hay que vivir, disfrutar y tratar bien a la vida. Hay días buenos y otros no tantos pero hay que seguir.

Esa persona con la que vos colaboraste para que se desarrolle, para que tenga su sueño de la casa propia, es fiel y eso te anima.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: