?

Los vinos de altura salteños vuelven a la carga: en la etapa pospandemia quieren seguir pisando fuerte en el mercado local 

El Programa de Posicionamiento del Vino de Altura Salteño cumple diez años y, con ánimos renovados por el reconocimiento mundial de nuestros productos, apuesta a recuperar espacios.

Image description
Image description
Image description
Image description

El programa de Posicionamiento del Vino de Altura Salteño cumple 10 años y lo hace con ánimos renovados, ya que el producto de nuestros valles es cada vez más valorado en el mundo. Esta semana un concurso internacional eligió los productos de dos bodegas salteñas entre los mejores del mundo, y más de 30 países ya son importadores de vinos salteños de altura. 


En diálogo con IN Salta, el subsecretario de Comercio y Mipyme, Luis García Bes, contó que el punto de partida de este nuevo año es un 2020 muy atípico, “en el que el consumo de vinos subió el 6,5% en todo el país, pero en Salta bajó el porcentaje de vinos salteños”. ¿Por qué pasó eso? El funcionario explicó que gastronomía, hotelería y vinotecas eran puntos centrales para el comercio de vino en la provincia, y durante la pandemia estas actividades estuvieron restringidas. “Al perder sus canales de venta normales (restaurantes, hoteles, comercio, supermercados, etc.) el salteño se volcó a la compra por internet en donde tuvo acceso a una oferta más grande”, admitió.

El funcionario recordó que cuando comenzó el Programa, solo el 30% del vino que se consumía en Salta era salteño, mientras que el 70% restante venía de otras provincias. Luego de años de trabajo de difusión, en 2019 se logró la ecuación exactamente inversa, es decir, 70% de vinos salteños y 30% de otras provincias. En el atípico 2020 la oferta de e-commerce estuvo marcada por el sobrestock nacional, generando mayor oferta que volvieron a equilibrar los números en 50%-50%.


García Bes destacó el trabajo articulado con Bodegas de Salta y la decisión de convertir al Programa en una política de Estado, que trasciende los distintos gobiernos. Mencionó también el compromiso expresado por el Consejo Federal de Inversiones (CFI), que aportó recursos técnicos y financieros para su concreción; y el respaldo del Ministerio de Producción y Desarrollo Sustentable. Consideró que pese a los avances, “aún queda mucho por hacer ya que los desafíos que impuso la pandemia por COVID-19 presentaron un obstáculo para las bodegas, ya que las grandes empresas aprovecharon la penetración que permite el e-commerce para volver a imponer sus productos en Salta". 

Resaltó también que “fuimos evolucionando y llegando a las ciudades de Orán, Tartagal, Metán y Rosario de la Frontera. Luego la pandemia nos cerró las puertas, pero nos abrió las computadoras. El e-commerce pasó a ser muy importante y se hicieron capacitaciones al trade y a los bodegueros” en la edición del año pasado.

Del lanzamiento del programa participaron también otros actores de la actividad, como los bodegueros. Entre ellos Federico Altobelli comentó que “el vino salteño tiene que enfrentar muchas dificultades”, entre las que mencionó la enorme competencia de los actores más grandes, el costo de los fletes y la gestión de insumos para la producción”. 

Reflexionó además que “lamentablemente la falta de turismo en Salta ha hecho que tengamos que migrar la producción hacia otros lugares. Más que ser propietarios de una bodega, somos apasionados. El que no tiene pasión por el vino fracasa”, advirtió. 

Su par Carla Dal Borgo aportó una mirada optimista y celebró que existan este tipo de programas que ayudan a difundir el vino salteño dentro de Salta y en todo el país.  “De a poco vamos trabajando en fortalecer la comunicación de nuestros vinos y animar al consumidor a que se anime a probar otras marcas, otros varietales y que se deje sorprender”, invitó. 

Alejandro Martorell, vicepresidente de Bodegas de Salta, sumó que “este es un programa que apoya a las bodegas y que ha sido muy exitoso tanto por el respaldo que recibe desde las bodegas como de los gobiernos, que han entendido que esto es importante”. 


“Cuando una bodega salteña saca un premio todo el valle está de fiesta. Hay un cambio cultural que involucra no solo a las bodegas antiguas, sino a las más nuevas y está relacionado con un salto de calidad. Ha habido varios pioneros que fueron visionarios y comenzaron a producir este cambio. No podemos olvidar a Arnaldo Etchart en este proceso que continúa hoy”, destacó. 

El programa 

El Programa de Posicionamiento del Vino de Altura Salteño desarrolla un intenso trabajo entre el sector público y privado, que coordinaron eventos, capacitaciones y actividades a través de las cuales se ponían en valor las cualidades de los vinos que se hacen en la provincia, las características de cada uno y la importante cantidad de mano de obra que este sector genera. 

A través de las distintas estrategias planteadas para este año, el Programa de Posicionamiento buscará recuperar terreno y continuar la tendencia de consumo local que fue logrando a lo largo de los últimos años. Para ello, se realizarán capacitaciones a personal de fuerza de venta en los principales corredores gastronómicos, campañas de comunicación a través Lives en Instagram y Clases Magistrales. Además, se realizará una fuerte campaña de prensa y difusión a través de distintos sectores de público provincial con el objetivo de trascender también a nivel nacional a través de referentes o especialistas en consumo del vino, como Fabricio Portelli.

En esta edición 28 bodegas participan de las actividades de posicionamiento de la producción local. 

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: