La tradicional bodega Animaná busca diversificarse a través del turismo y de otras bebidas

La empresa de la familia Murga no descarta convertir en un hotel la vieja sala de la finca Animaná, que tiene más de un siglo. También analizan diversificar la producción de bebidas alcohólicas.

Image description
Image description
Image description
Image description

La Bodega Animaná, ubicada en el ingreso a ese pintoresco pueblo de los Valles Calchaquíes, vive tiempos de cambio. Sus propietarios, Luis Murga y Rosa Pasteris de Murga, son la tercera generación familiar a cargo del negocio, y analizan diferentes alternativas para sumar actividades a su producción actual, basada en la elaboración de vinos de mesa y pequeños lotes de vinos finos.

Animaná es la única bodega salteña que envasa vinos blancos y tintos en tretra brick, y tiene una producción de alrededor de 400.000 litros anuales, que se venden básicamente en la región del NOA. Adicionalmente, produce vinos finos (especialmente Torrontés y Malbec) con la marca El Salteño. Es, además, el principal empleador de esa localidad.

La idea, que está más avanzada en su plan de diversificación, es la de abrir la vieja sala de la finca Animaná al turismo. Se trata de una construcción de más de 100 años (se comenzó a construir en 1880 y se terminó en 1910), que está en condiciones de ofrecer un total de 16 habitaciones con baño privado; otras comunidades como comedor, pileta de natación, canchas de tenis y de paddle, además de un atractivo parque, con pérgolas de parrales cargados de uva.

La idea resulta muy interesante ya que el pueblo carece de alternativas de hotelería de jerarquía (la única posibilidad disponible es el camping municipal), y se encuentra a apenas 11 kilómetros de Cafayate, el destino turístico más visitado del interior de Salta.

Los Murga tienen en estudio también la idea de avanzar en la elaboración de nuevos productos basados en la uva, como licores y aguardientes. El enólogo de la empresa, Juan Carretero, viene trabajando en el tema y sólo falta determinar la factibilidad de esa iniciativa.

Ambas propuestas fueron acercadas por la familia Murga al ministro de Ambiente y Producción Sustentable, Javier Montero; y al secretario de Turismo, Estanislao Villanueva, durante una visita que ambos funcionarios realizaron a la bodega el pasado viernes. Al término del encuentro, los empresarios acordaron acercar a los funcionarios las propuestas concretas, para buscar el apoyo oficial a sus emprendimientos.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: