Experiencia y visión de futuro son las claves del éxito de la desarrolladora inmobiliaria CPA

Con desarrollos pioneros, los creadores de La Aguada, siguen trabajando para brindar propuestas en zonas innovadoras de Salta y construcciones únicas con espacios habitables. Sobre el negocio, el ingeniero Alejandro Patrón Costas sostiene que, cuando hay crisis la gente refugia sus ahorros en inmuebles y esto es una buena inversión.

Image description
Image description
Image description
Image description

CPA S.R.L. nació hace 20 años como una sociedad entre el arquitecto Miguel Cruz Iturrieta y el ingeniero Alejandro Patrón Costas (h) y con un proyecto visionario en las manos que los llevó a ser los primeros en instalarse en la zona de San Lorenzo Chico, con el loteo Santa María de La Aguada. Este club de campo dio lugar hoy a un desarrollo urbanístico clave en la ciudad.


“Fuimos pioneros en la zona, ese era el lugar en el que nosotros queríamos vivir e instalarnos con nuestras familia y eso nos motivó. Junto a Eidico, una empresa de Buenos Aires, que desarrolló la parte jurídica y la administración de fondos, logramos avanzar y llevar adelante este proyecto que transformó el mapa del desarrollo urbanístico de la ciudad de Salta. Nosotros nos dedicamos íntegramente a las obras y el diseño urbanístico del club de campo”, recordó el ingeniero Alejandro Patrón Costas (h). Otros exitosos proyectos de CPA también marcaron la zona, como Chacras de Santa María y Los Zarzos.

La empresa se dedica al desarrollo de loteos abiertos, construcción de edificios y viviendas, cuentan con diversos productos orientados a distintos segmentos de la población y proyectan seguir creciendo en Salta.

¿Cómo se gestó el desarrollo de La Aguada?

Fue una aventura, estábamos convencidos de que San Lorenzo tenía que seguir creciendo y la zona cercana a Las Costas era el lugar por excelencia. Cuando conocimos la zona, nos enamoramos. Al aspecto natural se sumaron las obras que el Gobierno de Salta tenía en agenda, como la creación de la Circunvalación Oeste. Yo me mudé hace 15 años con la autopista terminada pero no inaugurada.

Tuvimos que llevar todos los servicios, fue todo un desafío y nos salió muy bien. Luego el propietario abrió el juego y se sumaron más empresas desarrolladoras. Hoy es un gran núcleo urbanístico con colegios, centros comerciales y demás.

¿En zona Sur de la ciudad también fueron pioneros?

Sí, desarrollamos la zona de El Huaico en San Agustín, un paraje entre Cerrillos y La Merced. Había solo unas cuantas casas y vimos el potencial, desarrollamos dos loteos y hoy se sumaron muchas empresas más. Se generaron cerca de 1000 lotes.

¿Cómo se consiguen las tierras para este tipo de proyectos?

No siempre es fácil convencer al dueño de la tierra, sobre todo si son espacios productivos, pero si alrededor se van generando loteos todo lleva a que se convierta en una zona urbanizable.

Otra forma de convencerlos es hacerlos partícipes del negocio, primero con la venta de la tierra en bruto y luego con la venta de los terrenos que a cada propietario le queda.

¿Salta puede seguir creciendo?

Sí, hay mucho terreno para desarrollar distintos tipos de productos. Pero en la Ciudad es clave construir hacia arriba, con el objetivo de mejorar el uso tierra y los servicios, pero sin duda hay espacios que están muy cerca y que son incorporables al esquema de la urbanización

También hay gente que vive en barrios, en zonas más alejadas del centro, que de repente busca mudarse a un barrio de traza urbana pero con superficies más grandes en búsqueda de seguridad y tranquilidad. Ceden cercanía por un lugar más alejado o tranquilo y necesitan soluciones en este sentido.

¿Cómo se concreta el negocio de una desarrolladora?

Hay distintos segmentos de negocios, por un lado la superficie en sí, los loteos y luego a quién tiene la posibilidad se le ofrece la construcción de una vivienda, pero ante la falta de créditos esto es más complicado.

Hoy las familias tienen una capacidad de ahorro que le permite acceder al lote pero no completar la construcción, con lo cual se asegura por lo menos la tierra. Para invertir ofrecemos ahora el loteo Las Cañadas al ingreso de Salta.

En otro segmento, hay mercado para el desarrollo de housing, construcción en pozo con alta calidad de prestaciones para un mercado de nivel adquisitivo alto. Tenemos un proyecto muy interesante en la zona del Sporting Club.

¿Cómo se sigue después de 20 años?

Con una estructura flexible, crecemos cuando tenemos proyectos y cuando no, nos achicamos. Nuestro negocio es anti-cíclico, al negocio inmobiliario le va bien cuando al país le va mal. Cuando hay crisis la gente refugia sus ahorros en inmuebles, son una buena inversión a mediano y largo plazo, es un negocio conservador, que rinde.

Nos motiva también mirar el futuro con expectativas ante el déficit habitacional que existe y la ineficacia del Estado para dar una solución. Hoy la oferta de vivienda y de loteos es prácticamente 100% del sector privado, ahí están las oportunidades para aprovechar en nuestro caso.

¿Qué se requiere desde el Estado y cómo se trabaja desde CADISAL?

Hay dos cuestiones fundamentales, el Estado tiene distintas caras para nosotros, reparticiones públicas con áreas que no cuentan con equipos técnicos para resolver trámites que son claves para los desarrolladores y el proceso es muy lento.

Y por otro lado la falta de inversiones en infraestructura de los servicios hace que nos exijan a nosotros, por ejemplo en el caso de Aguas de Salta, hay estructuras que no existen y de las que no se harán cargo. Entonces se necesita intervención de Entes o de la Provincia para generar esquemas de acción articulados y en ese sentido se avanza desde CADISAL.


¿Cuál es el diferencial de CPA?

Dos cuestiones nos caracterizan, una es que somos pioneros, nos pasó en La Aguada y en San Agustín y todo lo que esto trae aparejado, oportunidades para negocios y servicios de las comunidades de la zona.

Por otro lado, al momento de hacer edificios nos caracterizamos por departamentos amplios, habitables, no solo nos ocupamos del nivel de las terminaciones sino también de generar espacios cómodos, donde por ejemplo, en una habitación entre la cama con dos mesas de luz.

Hoy, tras la pandemia, la gente valorizó de nuevo los metros cuadrados, si vivís en un departamento, ves con cariño una casa con patio y si tenés eso, buscas una propiedad con un jardín más grande, la gente valora ahora la amplitud, las vistas y la libertad y eso brindamos.

Sigue siendo un buen negocio construir y comprar un inmueble.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: