Con nuevas instalaciones, Martínez y Martínez cumplió 58 años atendiendo las necesidades de los salteños

Las tres generaciones que manejaron la empresa se enfocaron siempre en la satisfacción de los pequeños y grandes clientes de productos de librería, juguetería, mercería y bazar.

Image description

Corría el año 1961 cuando Joaquín Martínez y Américo Mosqueira se asociaron para concretar un proyecto de empresa todo terreno. Al poco tiempo, los hijos de ambos se incorporaron al negocio con el firme propósito de hacerlo crecer y lo lograron con éxito.


En 1991 y tras 28 años de trabajo en los que llevaron la firma Mosqueira y Martínez a lo más alto, sobre todo en el rubro de bazar, los socios tomaron caminos distintos y se separaron. Don Joaquín y su hijo mayor, Roberto, apostaron a un nuevo comienzo y allí surgió la firma Martínez y Martínez, que se mantiene hoy en día. 

Después de la muerte de su padre, el mayor de los Martínez, optó por continuar con la sociedad familiar y por eso les otorgó una participación a sus tres hijos: Martín, Noelia y Rodrigo

La base central de Martínez y Martínez estuvo ubicada desde siempre en Urquiza al 800, entre Pellegrini e Ituzaingó. Pero hace seis años la familia adquirió un nuevo local en la misma calle al 1.775. Y aunque al principio sólo funcionaba como depósito, luego se convirtió en un showroom, en un centro de atención para los clientes mayoristas que suelen comprar productos en grandes cantidades. Al local más céntrico suelen acudir aquellos que compran menos y sobre todo, de contado.

Con el objetivo de brindar mayor comodidad y una atención más personalizada, el año pasado los Martínez apostaron por otro depósito al lado del anterior y dividieron  los productos según el rubro: por un lado librería y juguetería –que son los que reúnen más ventas actualmente-, y en el otro mercería, regalería y bazar. 

Hacer las cosas a gusto

“El año que empieza a ser Martínez y Martínez fue el año que yo nací; yo nací con esta firma. ¡Tengo tantas anécdotas para contar! Me acuerdo que cuando era chiquito, agarraba un autito que estaba en el negocio del centro y jugaba a esquivar a las personas que estaban esperando para comprar o pagar. Después, cuando fui más grande, iba sólo los sábados cuando no había escuela ni obligaciones, y me ponía a ordenar la mercadería con mi viejo”, recordó Martín Martínez, el mayor de los hermanos, en diálogo con IN Salta

Después de terminar el colegio a los 17, Martín comenzó a estudiar Licenciatura en Comercialización en la UCASAL. En ese entonces trabajaba sólo medio tiempo con su papá en la empresa, pero cuando se recibió en el 2012, se dedicó de lleno al negocio. Actualmente el mayor de los Martínez se ocupa del control, del despacho y las cobranzas del depósito de librería y juguetería que está ubicado en Urquiza 1.775.

Su hermana, Noelia, quien es administradora de empresas, cumple las mismas funciones pero en el depósito de al lado, que cubre el rubro de bazar. Mientras tanto Rodrigo, de igual profesión, se encarga de la organización y administración del negocio del centro, que suele ser más caótico por su ubicación en Urquiza al 872.

Por su parte, Roberto Martínez continúa siendo el bastión central de la empresa, ya que de él depende la relación con los proveedores, las cargas de pedidos y los pagos. 


“El secreto de estos 58 años de permanencia es hacer las cosas a gusto, con honestidad y seriedad. Mi abuelo Joaquín y mi papá siempre nos enseñaron a trabajar con perseverancia y pasión, con compromiso, amando lo que hacemos. Y eso se nos grabó a fuego. Ellos se encargaron de hacer crecer a nuestra empresa, y con mis hermanos queremos potenciar muchísimo más ese crecimiento. Esa es nuestra responsabilidad”, dijo Martín a IN Salta.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: